• Español

Jóvenes politécnicos incorporan sistema electrónico para perfeccionar silla de ruedas

Dos egresados de Ingeniería Mecánica de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Ciencias de la Producción, FIMCP, de la ESPOL, Xavier Coello y Juan De Santis, adaptaron un motor y un tercer neumático a la silla de ruedas de la señora Ángela Chóez, de 62 años, quien no cuenta con sus extremidades inferiores.

De esta manera, estudiantes y profesionales politécnicos brindan respuestas y soluciones a varias problemáticas sociales.

El politécnico Xavier Coello explica que “con tan solo mover una pequeña palanca, la señora Ángela se desplazará de un lugar a otro de forma autónoma”, al tiempo de precisar que esto es posible gracias a un sistema electrónico que controla la velocidad del motor y a una estructura adaptada a la silla de ruedas, de fácil montaje y desmontaje.

Juan De Santis menciona que importaron un motor de eje sin escobilla (motor eléctrico de bajo mantenimiento), ya que esta tecnología no se encuentra en el país.

“(…) Podemos aplicar el desarrollo de este producto en forma masiva para incluirlo en un mercado local. El ensamblado es relativamente sencillo y la adquisición de estos motores puede resultar beneficiosa si se la hace en grandes cantidades. Formando un equipo multidisciplinario, conformado por ingenieros en Electrónica y Electricidad, podríamos hacer una réplica del motor”, sostuvo De Santis.

Esta iniciativa surgió como parte del proyecto de la Materia Integradora que  los jóvenes de ESPOL presentaron el semestre pasado, pero además se hizo posible por la predisposición para ayudar que tienen los miembros de la comunidad politécnica.

El viernes 26 de febrero, Ángela Chóez recibió con emoción esta “nueva adquisición” y también una capacitación que le permitió ponerla a prueba en uno de los patios de la FIMCP.

“(…) Ahora podré ir a la iglesia a darle gracias a Dios, hacer mis compras y cosas personales”, expresó.

Para el profesor de la FIMCP y director de este proyecto, Francis Loayza, este trabajo le deja “muchas satisfacciones”. “Es un proyecto que benefició a todos. Forma parte de la ayuda social que siempre brinda la ESPOL a la sociedad. La señora solicitó ayuda y contribuimos desde nuestra área para aportar con innovadoras y funcionales soluciones”, concluyó.

 


 

Fuente: Noticias ESPOL

Fotografías: Noticias ESPOL